9.3.16

Quiero....

Quiero beber el néctar de tus labios, saborear cada parte de ellos, morderlos hasta sangrar la miel que endulza mi alma...Quiero todos tus encantos los que me envuelven en un torbellino lleno de pasión y alimenta mi corazón... Quiero tu amor incondicional para amarlo siempre con esta dulce ilusión que llena tanto mi bello corazón...

19.10.15

Deja que murmuren.

Deja que murmuren cuando hacemos del río hábitat amoroso a deshoras, sin tener en cuenta ni las crecientes, ni las palizadas, ni los mordiscos de los peces mismos. Deja el fuego que salga de sus bocas, que digan que somos el delfín y la morena enamorados sin hallar el delta. Que ciegos vamos a la deriva... como el río sin cauce que arrastra la flora… y la deja muerta. Deja que digan que somos tan distintos sin ton, ni sal... Tú como el búho huraño y yo como la alondra cantora, y que cojeando estamos en peligro de extinción. Deja que pisen nuestros talones en vigilia constante, y hasta que clausuren todas las fuentes de la naturaleza, eso nada importa… Al final se apagarán los ecos que ripian el amor cuando sientan nuestro propio líquido fluir en sus entrañas… Lo sé me alebresto me desatino enloquezco… porque ya mis termas bullen pletóricas en la esponja del punto G ¡Deja que platiquen sobre la plástica de tal entorno conquistado por Eros… y hasta que se mojen en las salpicas de nuestras lluvias internas! ¡Porque cuando se quiere de veras, los murmullo pasan como caricia de mariposa en plena primavera! ¡Deja que murmuren, que ya es nuestro el candor de tal murmullo y todas las beldades de la tierra….!

23.5.15

VESTIDA DE DESEO.

Vestida de deseo, perfumada de amor, con la luna reposada sobre mi vientre, dispuesta a regalarte esta noche llegaré impetuosa hasta tus manos, convertida en aliento, como la pasión que brota ardiente, desde el fondo de tu boca, como una brasa que va quemando lento. . . hasta convertirse en llamarada. Tiemblo al solo imaginarme tendida sobre tu pecho, escribiéndote las letras del amor, con los labios coronados de silencios y las palabras adormecidas sobre el arco de tu espalda. Me he vestido de viento, con el vaporoso traje de un suspiro, para susurrar sobre tus hombros, el abecedario completo de los besos que harán nido entre tus labios. El deseo ya camina sobre mi piel para quemarla entre la hoguera de tu boca, luego me vestiré como una mariposa, para libar de tus labios el pudor que perdí entre tus brazos.